La inflación y los precios de consumo son solo algunos de los indicadores que pueden atraer o alejar a los inversionistas, visitantes o nuevos habitantes extranjeros.

¿Cómo funciona esto? Los indicadores son una base cuantificable que puede señalarnos una o varias cosas que son de un interés tanto específico como general, el impacto que tienen las decisiones económicas dentro del ámbito social y político, además de cómo los dos últimos mencionados interactúan e impactan la economía.

¿Qué es la inflación y como afecta en Argentina?

La inflación es el incremento del valor de los bienes que podemos adquirir con respecto al valor y poder adquisitivo que tiene la población de algún lugar en específico, en este caso Argentina.

La inflación funciona de una manera integral y a la vez señalando como las decisiones e interacciones económicas, sociales y políticas están afectando el poder adquisitivo de la mayoría de la población de un país como Argentina.

La inflación tiene casos muy drásticos como lo que ha sucedido en Venezuela, una hiperinflación que hace de su moneda una simple fracción del valor de los bienes comestibles o de primera necesidad, el dinero de valer lo suficiente y aun cuando se poseen demasiadas unidades monetarias no es un valor equivalente al de las mercancías que se necesitan adquirir.

¿Cuál es la calidad del estilo de vida en Argentina?

Argentina se encuentra en un muy buen
momento económicamente hablando, actualmente presenta una buena salud en sus
finanzas nacionales que le permite a sus ciudadanos vivir en un estilo de vida
decente y sin demasiadas carencias, esto favorece de manera significativa la
seguridad, las inversiones, la educación y todo lo que es parte integral del
crecimiento de un país.

¿Es caro vivir en Argentina?

El poder adquisitivo actual de Argentina es suficiente para mantener un estilo de vida en el cual no se presentan altos índices de pobreza o de necesidad, muchos inversionistas están movilizando su dinero directamente hacia este territorio, y no de manera ingenua, pues muchos consideran que todo el territorio de Sudamérica, aun con sus conflictos políticos y sociales, ofrecen una gran oportunidad de crecimiento, fuerza laboral e innovación para las empresas.

El crecimiento industrial, turístico y
económico son factores que pueden determinar una mejor calidad de vida, poder
adquirir una vivienda, un automóvil, un teléfono móvil, una buena cantidad de
servicios, todo esto de manera cotidiana y sin sacrificar aquellos productos de
primera necesidad o parte de la canasta básica.

Vivir en Argentina ¿Una oportunidad de crecimiento?

Como parte del desarrollo de una persona, se espera que podamos desempeñar tareas tan simples como desarrollarnos de manera profesional, personal y social, esto se ve aventajado en un territorio como lo es Argentina.

El “IPC” o “Índice de Precios al Consumidor”, son una serie de indicadores cuantificables que nos señalan la calidad de vida que puede tener un habitante en Argentina, actualmente este es favorable y depende de factores como la importación y exportación de mercancías.

Vivir en Argentina es quizá una de las
oportunidades de crecimiento más atrayentes para muchos inversionistas o
interesados en comenzar a vivir en este interesante y próspero país.

Argentina cuenta con productos de exportación bastante famosos en países como china por ejemplo, y uno de ellos es la soja de Argentina.

La soja exportada de Argentina se maneja como harina, grano e inclusive como aceite y biodiesel supone un 84% de la producción total de la oleaginosa en Argentina.

Argentina funge como uno de los tres principales exportadores de la soja en sus diferentes presentaciones, pero cabe mencionar que de esos tres principales productores, Argentina es quien más exporta este producto.

Exportadores de Soja Mundiales

Estados Unidos, Brasil y Argentina son los principales exportadores de este producto, pero mientras que en argentina representa un 84% de la producción de oleaginosa, en Brasil se tiene un 69% y en Estados Unidos un 59%, lo que indica que la soja es principalmente exportada en su mayoría por Argentina.

Las exportaciones de soja Argentina a China podrían saltar a un récord de 14 millones de toneladas esta temporada si la guerra comercial entre China y Estados Unidos continúa.

Debido y en consecuencia a los aranceles altos que ha impuesto China a distintos productos originarios de EU resulta casi imposible poderle sacar provecho  una mercancía con aranceles tan elevados, como es el caso del producto de soja originario de Estados Unidos.

Por otro lado, ante la situación de esta guerra comercial se puede beneficiar Argentina, puesto que esto supone un cambio positivo para Argentina tras la sequía de este producto.

Esto indica positivos crecimientos y estabilización económica.

China casi ha dejado de comprar soja de los Estados Unidos. Esto ha reducido el precio de los frijoles estadounidenses. Como resultado, las trituradoras de soja de los Estados Unidos se están enviando a los mercados de harina de soja que antes suministraban Argentina, que a su vez está exportando más frijoles crudos, principalmente a China.

Con las plantas trituradoras argentinas trabajando a solo un 55 por ciento de su capacidad, se espera que el país aumente sus envíos de frijoles crudos después de que comience la próxima cosecha en marzo.

Emilce Terre (analista jefe de del centro de exportación en Argentina)  señalo que las exportaciones de soja podrían llegar a 14 millones de toneladas, un aumento record considerando que el más alto fue de 13,3 millones de toneladas en la temporada de cosecha del 2009 a 2010.

Para comprender un poco más todo esto y lo que significa para argentina llegar a tan grandes números de toneladas se debe a que en estos momentos recientemente acaba de salir de una temporada de sequía que vio afectado fuertemente la exportación de soja.

Todo lo anterior sucedió en la cosecha que se dio en la temporada 2017 a 2018, donde argentina solo exporto 4 millones de toneladas de soja ante 7,2 millones de toneladas que había tenido en el periodo anterior de 2016 a 2017.

Con todo lo anterior expuesto, es fácil ver que este panorama positivo en materia de comercio exterior, va a resultar muy beneficioso para la exportación de soja Argentina y supondrá ir consiguiendo un equilibrio después de la crisis.

Argentina es uno de los países más productivos de América Latina, pero, actualmente se encuentra pasando un momento difícil donde algunos especialistas ya lo califican como “crisis económica”. Sin dudas hay muchas razones que acarrean como consecuencia el inminente desplome que se vive en el país. Acá dejamos algunas de esas razones:

Crisis Monetaria

El país también se encuentra viviendo una fuerte crisis monetaria donde el peso cada vez está perdiendo más valor, lo que tiene en alerta a todo el país. Se habla que peso ha perdido más del 50% del valor que tenía a inicios del 2018. Además, el Estado también está implementando medidas más fuertes como políticas fiscales solidas que ayuden a estabilizar la moneda o el pedido de ayuda al Fondo Monetario Internacional.

Inflación

La depreciación de la moneda es un gran influyente de esta razón. La alta inflación que actualmente se vive en Argentina es una realidad que está pegando en todas las familias. Se habla aproximadamente de una inflación de más del 30% que, se espera que al finalizar el año llegue a ser el doble.

Poca Actividad Productiva

Argentina es uno de los países más productivos de toda Sudamérica, pero si comparamos los números de producción del 2017 con las cifras arrojadas en este segundo trimestre del 2018, es algo que preocupa a todo un país. Estamos hablando de una disminución del Producto Interno Bruto que, si no se controla, sería un impacto más fuerte para la regularización de la estabilidad económica que se está tratando implementar en Argentina.

Se dice que Argentina está en recesión por estos factores que se explican, ya que el país está viviendo un retraso de producción y control cambiario donde cada vez sus cifras son más desfavorables, y que sin dudas, afectaría de forma profunda el manejo del país si no se estabiliza.

Argentina actualmente está viviendo una época de crisis donde el impacto más fuerte ha sido la depreciación del peso. Razón por la cual una de las medidas de ayuda que el presidente Macri creía conveniente fue solicitar un préstamo al Fondo Monetario Internacional. Por ello, acá traemos algunos datos para que conozcas más sobre el acuerdo:

La Razón Principal

La razón por la cual el presidente Macri tuvo que llegar a una medida tan extrema, fue la crisis económica que actualmente se está viviendo en Argentina, donde el peso cada vez pierde más su valor y el dólar cada día sube más, la inflación altísima sigue subiendo, disminución del PIB en el segundo trimestre del 2018 y más.

Medidas a Aplicar

Con este acuerdo entre Argentina y el FMI, el objetivo principal según el presidente Macri es ajustar nuevas medidas económicas que sean más fuertes y reducir gastos públicos como obras, quitar subsidios y no aumentar el salario de trabajadores del sector público.

Exigencias

El FMI también estableció algunas exigencias; una fue que la inflación al finalizar el 2018 no exceda del 30% y que el déficit fiscal se encuentre estabilizado.

Malos Recuerdos

Sin dudas, los argentinos no tienen un buen recuerdo del FMI, por ello algunos se han alarmado al enterarse de este nuevo acuerdo; esto se debe al difícil momento que el país vivió en 2001 donde existieron graves errores tomados por el gobierno de Argentina en ese entonces y por el FMI, haciéndolos vivir una de las peores épocas del país.

Era Necesario

Para algunos economistas, este acuerdo era necesario para poder controlar a tiempo la crisis económica que el país está viviendo, ya que la depreciación del peso y la inflación es algo que prácticamente está incontrolable actualmente.

Argentina necesita un golpe de suerte además de una buena gestión política y económica, para así poder solucionar la crisis que actualmente está atacando y afecta a todos los ciudadanos, y luego al estabilizarse, poder saldar a futuro la deuda acordada.

Aunque Argentina es el líder actual del G20 este año acude nuevamente al Fondo Monetario Internacional para pedir un auxilio con el objeto minimizar las fuertes presiones financieras que afectan al país, y han llevado a la nación a una nueva crisis financiera cuyas razones tiene las cuentas del gobierno en números rojos y en expectativas en gran parte de la población, las cuales son planteadas en la siguiente lista:

Aumento de la Tasa de Interés de la Deuda Estadounidense

Motivado al aumento del rendimiento de la deuda estadounidense muchas monedas latinoamericanas se vieron afectadas, debido a que los inversionistas decidieron migrar al dólar generando una devaluación en el peso argentino mayor al 10% en mayo de este año afectando la gestión del presidente Macri.

Déficit Fiscal Elevado

Motivado a que el déficit fiscal esta alrededor de entre un 5% y 10% regularmente cualquier perturbación externa puede desencadenar alteraciones en la economía Argentina debido a su alta dependencia del financiamiento externo.

Alto Déficit Comercial

El alto déficit comercial que existe por lo general en la argentina obliga al país a depender altamente de la importación de bienes para suplir su mercando interno, elevando el gasto público.

Desconfianza de los Tenedores de la Deuda Pública

Producto de las medidas erradas por parte del gobierno como la falta de medidas apropiadas por parte del Banco Central, referente a la implantación de los impuestos a las ganancias sobre las Letras del Banco Central, se generó un clima de incertidumbre que obligo a los inversionistas a vender los bonos abandonando el mercado argentino.

Crisis de Liquidez.

Atribuido al cierre de la línea de crédito por parte del mercado externo que financio al gobierno de Macri en pro de mantener su gobernabilidad creando un déficit del 5% del PIB, aunado a errores en la administración que generó un clima de inestabilidad.

Como consecuencia a todos estos factores se detuvo el crecimiento económico del país, además que el estado no posee los recursos para pagar a los tenedores de deuda argentina que deciden salirse una vez que se anunció un cobro de impuestos a las ganancias en conjunto con el clima de desconfianza generado en la nación, lo que favorece a la depreciación de la moneda.